jueves, 19 de mayo de 2011

Black Beauty

Hoy empiezo con una película. El título que recibe en español me resulta un tanto caricaturesco, cuando podía perfectamente traducirse textualmente. En inglés se titula Black Beauty (Belleza negra), pero en español le pusieron la nimiedad de; Un caballo llamado Furia. Es una película de finales de 1994, pertenece a Warner Bross, y ocurre durante la década de 1870 dentro Inglaterra en plena revolución industrial.


Para la mayoría de los ojos es, simplemente, la vida de un caballo, pero no es así. Es una historia de confianza, traición y sobre la habilidad de aprender a confiar de nuevo. La película persigue al animal a lo largo de dos décadas, en las que Furia pasa de mano en mano por distintos motivos: Mudanza de los dueños, pérdida del aspecto físico requerido, cambio de opinión, enfermedad…Para acabar tirando de caretas de sacos durante tres años, hasta no poder más. Furia termina en un mercado para equinos que, según unos de los personajes, solo sirven para la carnicería. Por encontronazos del destino, o por pura casualidad, allí es encontrado por un viejo amigo que cumple su vieja promesa y lo rescata. Furia tiene la suerte de pasar sus últimos años en un buen lugar.

Durante esas dos décadas vemos todas las situaciones en las que se ve envuelto Furia y estas son las que hacen de esta película imprescindible en una buena filmoteca:

La separación de los padres al alcanzar la madurez; las primeras amistades, el primer amor; la posterior distanciación de esos primeros amigos; la resignación de luchar contra algo más fuerte que nosotros; el hecho de intentar ser felices con lo poco bueno que podemos encontrar; la muerte de un ser querido; el desengaño respecto a la vida; la esperanza; la aceptación del sufrimiento y, finalmente, la clase de alegría que hace surgir las lágrimas.

Todo ello acompañado de una banda sonora desgarradoramente bella, a manos de Danny Elfman.

La película está basada en una novela de 1877, de la autora inglesa Anna Sewel. La historia se convirtió en un éxito en muy poco tiempo, pero la autora murió cinco meses después de su publicación debido a una larga enfermedad. Belleza negra fue su única novela y, en una ocasión aclaró que no era un libro para niños, y que su propósito era introducir a la benevolencia y la solidaridad hacia los animales.

Opino que cualquiera que haya visto este largometraje, y tenga un mínimo de raciocinio, no podrá ser cruel jamás con un animal. Y creo que siempre será mi favorita porque en ella se puede observar lo mejor y lo peor del ser humano. Porque es una historia acerca de la vida, y sobre cómo afrontamos los problemas. Por eso creo que es imprescindible.

Siempre fue mi favorita, desde que mi madre me la grabó en vídeo cuando empecé primero de infantil. La vi cada tarde después de la escuela durante los siguientes nueve años. Así que, aunque suene increíble, calculo que la habré visto más de mil ochocientas veces sin dramatizar. Nunca me cansé de ella, simplemente al entrar en la ESO, mi año necio, me centré en otras cosas y dejé abandonado a Furia, para encontrarlo dos años más tarde y recibirlo como un viejo amigo.
Mi puntuación: 10

2 comentarios:

  1. me gusta todo lo que pone aqui, pero faltaría una información que es justo la que busco yo, ¿Dónde están los protagonistas? necesito saber quienes son los protagonistas pero no sale nada, porfavor ¿me podrias decir quienes son?

    ResponderEliminar
  2. En la película los presonajes pricipales son:
    Ginger, la yegua compañera de Furia
    Furia (Beauty en VO)
    El granjero Grey, su primer dueño.
    Douglas Gordon, el hombre que lo compra y lo tiene en Birtwick Park y tiene que venderlo después junto con la casa.
    Jeremiah (Jerry) Barker, tiene a Furia en la ciudad.
    Joseph (Joe) Greene quién reconoce a Furia al final de la película.

    ResponderEliminar

Mensajes ofensivos o irrespetuosos serán eliminados. Gracias por dejar tu comentario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...